Siempre me ha flipado el arte y por eso una de las cosas que más le pregunto al señor Google es “cuadros para decorar mi casa“. A pesar de que soy una groupie de mi Vincent Van Gogh, muchos de sus cuadros no me parece que tengan sentido con la decoración general de mi salón o mi dormitorio, así que a él me lo reservo casi exclusivamente para los museos y busco cosas un poco más modernas para tener en casa.

A excepción de algunas acuarelas pequeñas o dibujos de artistas locales, comprar un cuadro es una idea que escapa a muchos bolsillos, especialmente para los tamaños mas grandes o las pinturas más complejas. Una vez un amigo me dijo que el arte es para “pasárselo pipa”, así que… ¿por qué no disfrutar pintando un cuadro?

He encontrado algunas ideas en internet que te ayudan a pintar un cuadro. No hablo de copiar el cuadro de otro artista, sino de usar algunas técnicas sencillas para realizar tu propia obra.

paint-2940513_1280

Los videos de Youtube del MOMA (link)

El Museo de Arte Moderno nos enseña sobre las técnicas y los estilos de algunos artistas modernos y en sus vídeos “In The Studio” puedes ver cómo sería pintar un cuadro haciendo uso de esas capacidades. La mayoría que eligen son relativamente fáciles y la verdad es que mientras ves los videos, te entran grandes ganas de pintar.

La Universidad Católica de Colombia tiene un curso gratis (link)

A través de unos cuantos vídeos y explicaciones, puedes aprender la técnica como si estuvieras estudiando en la universidad, solo que en tu tiempo libre. Es un curso super completo que te enseña incluso a preparar el lienzo antes de empezar a darlo todo con los pinceles.

Si no te importa gastarte 30 USD… (link)

Schoolism es una escuela de arte exclusivamente online en la que puedes acceder a un montón de formación y lecciones con profesores y artistas de verdad. Cobran 30USD al mes para acceder a todo su contenido, una cantidad razonable que, si lo piensas bien, puede ser una potente motivación para terminar tu cuadro en un mes…

La vieja escuela

Alguna vez yo me he atrevido a coger el pincel y dejarme llevar por los caminos del ensayo y error. Algunas cosas funcionan, otras no funcionan… y así también es una bonita forma de aprender. Lo bueno es que siempre se puede pintar todo el lienzo de negro y volver a empezar como si no hubiera pasado nada.

Share This: