Borrar todos mis tuits

Empezó como un sentimiento apagado, difuso pero lo suficientemente molesto como para prestarle un poco de atención. Treintayochomil tuits, mirichán. Desde Noviembre de 2007, diez años de chorreo de palabras contando cosas. Lo peor de todo es que al intentar leer hacia atrás y ver por ejemplo qué contaba hace ocho años, twitter no me dejó acceder a mi propia información. El scroll sólo llegaba hasta hace seis meses y aunque pedí el archivo completo de mi historia tuiteril al pajarito, nunca me lo enviaron.

Diez años son muchos en la vida de una persona. A los veinticinco yo era otra. Muchas cosas y gente que hoy no están aquí existían entonces y mi vida, para bien o para mal, pivotaba alrededor de lo que ahora me parecen fantasmas (en el ancho y amplio sentido de la palabra).

Decidí que lo mejor era borrar todos esos tuits porque si ya me había olvidado de la realidad que los había provocado, ¿qué sentido tiene guardar mensajes en redes sociales escritos por una persona que ya no existe tampoco? Algo que he aprendido últimamente es que es muy sano saber dejar ir, incluso al pasado. Lo importante de esos días que ya no están lo llevo conmigo en forma de aprendizaje y cicatrices; si hoy soy quien soy es en parte, gracias a aquella que escribió los treinta y ocho mil tuits.

Borrar tuits sin embargo, no es tarea fácil. La plataforma no ofrece ninguna opción de borrado masivo y lo de ir eliminándolos de uno en uno no era una opción apetecible. Probé con San Google, patrón de los imposibles y encontré algunas opciones que prometían hasta meter (tu contraseña) y después de metido, se acabó lo prometido. El único que me ayudó, lentó pero seguro (borra automáticamente unos cinco tuits cada diez segundos) fue twitwipe y mirando a los números descender pensé que esto no me puede volver a pasar y que tengo que ser más minimalista también digitalmente.

Obviamente como además de dejar ir hay que saber abrazar las contradicciones que somos, decidí celebrarlo escribiendo este post. Seguramente la Mirichán que seré dentro de otros diez años se acordará de mí con gran alevosía y ella, que será más práctica, decidirá cerrar la cuenta y abrir una mirichan2.

Share This:

← Entrada anterior

1 Comentario

  1. ahora te libras de que saquen de contexto tuits de 2008 cuando seas presidenta :)

Deja un comentario