Últimamente todas las recetas que publico van por el lado asiático de la gastronomía. La que te traigo hoy bajo el brazo la aprendí hace unos meses, cuando tuvimos la suerte de conocer a una madre y una hija chinas que se quedaron en nuestra casa durante un par de noches. En una ocasión, la hija cocinó un plato tradicional de China y yo no quise perder detalle. Se trataba del congee, una especie de “porridge” o gachas donde la avena había sido sustituída por arroz. Sorprendidas pr mi gran interés, nuestras invitadas compartieron con nosotros ese trocito de gastronomía ancestral.

La receta es muy sencilla y a mí me parece que el resultado es sorprendente y muy rico. Sin duda yo catalogaría esta comida como “comfort food”: uno de esos platos de preparación simple que agradeces comer cuando estás enfermo.

q4

 Empieza poniendo un vaso de arroz de grano largo en la olla y añade diez vasos de agua caliente. Cuando yo ví esa proporción pensé que había entendido mal porque estoy acostumbrada al típico “dos vasos de agua por uno de arroz” que me enseñó mi madre. Sin embargo el congee exige una proporción de diez a uno.

Para darle un poco de sabor puedes usar una pastilla de caldo o algunas especias, completamente a tu gusto. En mi caso usé caldo de champiñones y por eso no le añadí sal.

Mientras la base del congee hierve, prepara los otros ingredientes que quieras poner. En mi caso elegí unas setas shiitake y un puñado de porcini. Como siempre los compro deshidratados, los hidraté con agua caliente y luego los troceé y los eché en la olla donde el arroz ya hervía.

El congee tiene que hervir durante una hora y media como mínimo. Notarás que queda cremoso, casi con la consistencia de un risotto pero con algo más de líquido. El grano de arroz se reblandece un montón, perdiendo gran parte de su forma pero sin llegar a ser puré. Cuando estaba listo añadí un chorro de salsa de soja y un poco de jengibre rallado por encima. A mí me gusta comerlo muy caliente y más bien espeso, pero también se puede comer más líquido.

q3

Algunas consideraciones: yo utilicé un vaso pequeño (unos 200 gramos de arroz) y me salieron cuatro porciones generosas. Hay multitud de recetas de congee y en definitva puedes usar cualquier ingrediente que a tí te guste siempre y cuando respetes la base de arroz, agua y hora y media de cocción. A mí me gusta darle el rollo chino con la soja, el shiitake y el jengibre, pero en la web se pueden encontrar recetas con pollo, huevo duro, calabaza e incluso picantes.

Share This: