Colección de Viajes (2017)

Viajes de 2017

Una de las cosas que más pena me da de que el mundo sea el que es, son los álbumes de fotos. Cuando yo viajaba de adolescente, volvía a casa, revelaba las fotos y pasaba un par de tardes trabajando en un álbum de fotos que quedaba para la posteridad. Además de seleccionar las mejores yo también añadía otras cosas como entradas de lugares, trocitos de papel con anécdotas e historias y pequeños epígrafes indicando las fechas y nombres de lo que salía en la foto.

Quince años después eso ya no existe. Sí, podría imprimir las fotos que hago con el teléfono móvil o la cámara digital, pero ya no es lo mismo.

Personalmente, a veces se me amontonan los viajes y los recuerdos y llega un momento que no sé si a India fuimos en 2014 o en 2013, cómo se llamaba áquel guia tan majo o dónde cenamos que estaba todo tan rico. Es curioso que la era de la información, donde hay más datos y conocimiento disponible, sea también la era del olvido.

Muchas personas hacen álbumes digitales, en facebook o incluso en blogs de viajes; y aunque es una alternativa aceptable, convendremos que no es lo mismo hacer una bitácora de tu viaje para ti mismo que tener ante ti la posibilidad de que el resto del mundo también la vea.

Así las cosas, no me parece que haya una solución fácil y te cuento todo esto porque no me queda más remedio que comprometer algunas cosas para poder, al menos, guardar un trocito de las otras. Lo que estás a punto de ver tiene algún parecido con la realidad de los viajes que hicimos en 2017 pero supongo que también es una representación ficticia.

Y después de haberme ido por las ramas (y por el bosque), empezamos. Estos son los viajes que hicimos en 2017 y algunas de las impresiones que causaron en mí.

El viaje con más amor del año: Argentina

Empezamos el año en la tierra de Arol, con nuestra familia argentina y rodeados de dulce de leche, alfajores y humita; festejando por todo lo alto los quince de mi sobrina Nayla. Además de nuestro paso por Resistencia y Chaco; aprovechamos que habíamos cruzado el charco para visitar también Córdoba (que yo no conocía) y Buenos Aires (al que siempre hay que volver, no importa que ya hayas estado).

Cada viaje a Argentina me confirma que aunque tú creas que has ido muchas veces a un lugar y lo conoces bien, no tienes ni idea. Este es mi tercer viaje y sigo aprendiendo y descubriendo muchísimas cosas y confirmando que no hay excusa para no viajar.

El peor viaje del año: Dublín

En Abril fuimos por primera vez a la República de Irlanda y visitamos Dublín.  A lo mejor fue porque media ciudad (literal) estaba en obras, nos llovió un montón o porque no reservamos un alojamiento céntrico y cada vez que teníamos que volver el autobús solo pasaba cada cuarenta minutos y tardaba una hora en llegar; pero Dublín ha sido el peor viaje de 2017.

v1

El mejor viaje del año: Islandia

También en Abril descubrimos Islandia, un país que estábamos ansiosos por conocer. Fuimos fuera del período de ver auroras boreales y nos daba un poco de miedo que el viaje no tuviera sentido sin esas luces en el cielo… pero nada más lejos de la realidad.

Islandia nos enamoró. Un país con muchísma cultura que compartir y una gran hospitalidad. Disfrutamos de su naturaleza, de sus aguas termales calentitas gracias a la energía geotérmica, de su idioma incomprensible… y hoy mismo, mientras escribo este post, pienso que me encantaría volver en 2018, a pesar de ser uno de los destinos mas caros que hemos visitado nunca.

v2

El viaje mochilero del año: Interrail en Suecia

Todos los años hacemos un viaje mochilero en el que el objetivo no es tanto tachar la lista de lugares que hay que visitar pero disfrutar del proceso de descubrir y explorar. Desde que en 2015 hicimos el interrail por Finlandia descubirmos que nos gustan mucho los países escandinavos y que definitivamente si viajas con la mochila, el tren es un accesorio ideal.

Suecia no nos defraudó: desde la belleza de Estocolmo, que es una ciudad pequeñita pero llena de cosas que hacer y que ver (sobre todo si tienes la Estocolmo pass) a los recorridos que nos marcamos por otros pueblos y ciudades que nos acogieron como si nos conocieran de toda la vida: Malmo que tiene una arquitectura que me sorprendió muchísimo, Orebro con su castillo y su atmósfera de cuento de hadas o Gotemburgo que me dejó impresionada con lo moderno y lo trendy que es (¡Haga, imperdible ir a merendar a ese barrio!)

Definitivamente en Suecia desconecté como nunca y me lo pasé pipa en modo mochilero, comiendo bocadillos en los parques y entrando en las bibliotecas a resguardarme de las lluvias primaverales del país.

SUECIA

El viaje que repetimos este año: París

Yo nunca me canso de ir a París porque para mi es un poco como volver a casa. En 2017 se cumplieron 10 años desde que me fuí del piso que compartía con mi compañera Corinne en la rue Gabriel Péri pero algún trocito de mi se debió de quedar allí porque siempre que pongo un pie en la ciudad, me siento más completa.

v4

El viaje en grupo: Galicia

Arol y yo viajamos juntos y somos una máquina perfectamente sincronizada, con los engranajes afinados como si fuéramos uno. A mí me gusta así, no soy una gran devota de los viajes con otras personas porque reconozco que tengo mis rutinas, preferencias, locuras viajeriles que seguramente hacen que no sea buena compañía para todos. Pero para que veas que me esfuerzo, en 2017 hice un viaje con mis padres y mis tíos, durante cuatro días por Galicia.

Yo creo que como era un destino conocido de sobra para todos y dentro de nuestras zonas de confort, aguantamos sin mayores problemas y nos lo pasamos pipa riéndonos de locuras y cocinando espaguetis en aquella cocina de Porto do Bares como si no hubiera mañana. Y nunca, nunca se me olvidará la cara de mis padres y mis tíos cuando fuimos a conocer a Regal en su taller y le vieron hacer una pieza en vivo y directo. Mereció la pena.

galicia

El último viaje del año: Porto

Portugal es uno de esos destinos que cuanto más voy conociendo, más me apetece seguir descubriendo sus secretos. Porto no fue una excepción y a pesar de que me puse enferma en el viaje (¡hola mis queridas anginas!) la ciudad me gustó muchísimo y nuestros hermanos los portugueses me dieron su amistad y su cariño como  siempre.

¡Qué barato es Portugal! ¿Por qué no me gustan los pasteles de nata? ¡Qué explotado el temita de Harry Potter en la Livraria Lello! ¿Es Porto la ciudad con más cuestas del mundo?

Todas las fotografías que he usado en este post las ha hecho Arol y las composiciones las he preparado con canva, que aunque no existía en mi época adolescente para hacer collages, funciona requetebien.

Share This:

← Entrada anterior

4 Comentarios

  1. Yo sigo haciendo álbumes de fotos aunque un poco diferentes a los de siempre. Los hago digitales, escaneo entradas, etc … y luego me lo envían a casa, nada de compartir con los demás en las redes sociales.

  2. Glòria

    Yo, como Anna, sigo haciendo álbumes, de hecho ahora mismo estoy con el de Islandia 2017 (qué país tan maravilloso, y qué caro también!!!), aunque lo de escanear entradas no se me había ocurrido, gràcies per la idea Anna ;) También lo que hago es imprimir una foto de cada viaje, pegarla a un cartón pluma y las cuelgo en el salón, así los viajes están siempre presentes!

  3. Ohhh Islandia…Me encantaría ir, he estado viendo opciones para este verano, pero es demasiado caro, así que he decidido ir a Polonia. Es mi asignatura pendiente, después de haber tenido que cancelar el viaje del año pasado por mi operación. A ver qué tal…
    María

  4. cuánto viaje, cuánto recuerdo y qué recopilaciones más bonitas y tan tuyas! ^^

    ya sabes que uno de mis propósitos es organizar mis fotos… me da una perezaaaaaa, pero pensando que así se pueden seleccionar mejor para hacer collages bonitos me animaré y lo haré antes de que acabe el mes! xD

Responder a remorada Cancelar respuesta