Como poner la mesa para una cena chachipiruli

Cada vez que voy a una tienda de artículos del hogar, paso de largo por la sección dormitorios, vuelo a toda velocidad en las secciones de baño y ni pestañeo cuando paso por jardines o decoración de exterior. Es como si entrara en “modo ahorro de energía” reservando todas mis fuerzas para lo que a mi de verdad me vuelve loca: la sección de cocina y comedor.

No falla: es empezar a ver vajilas, cuberterías, textiles de hogar… y querer tirar todo lo que tengo en casa para comprarme todas esas cosas increíblemente bonitas que mis ojos están viendo. Una parte de mi, la más consumista, no entiende por qué no podemos tener una vajilla para cada estación del año. Otra parte de mi, la minimalista gracias a Dios, intenta frenar a esa pura sangre del menaje que llevo dentro. Frena Mirichán frena que SE VA A CAER LA PARED DE LA COCINA COMO COMPRES UN PLATO MAS.

a0

Como mi yo minimalista y pensador en las mudanzas no me deja comprar nada, he pensando en escribir un post contando qué vajilla tendría yo, como la pondría y qué coloritos combinaría. Seguramente pienses que estoy loca y es más, seguramente lo estoy; pero yo los programas de montar looks y outfits con ropa tipo polyvore los utilizo para montar mesas imaginarias para cenas con mis amigos.

Una cena en primavera

Ya casi es primavera y apetece tener más colorido y un rollo más alegre encima de la mesa. Además, dentro de poco es mi cumpleaños y qué mejor ocasión mundial para invitar a nuestros amigos a casa que celebrar que sigo dando vueltas al sol – y lo que me queda.

Mi color preferido es el azul así que con eso en mente más la idea de cumpleaños = girar alrededor del sol, se me ha ocurrido poner asi la mesa.

b0

Una cena en verano

La mesa primaveral podría servir para verano porque tiene un montón de color, pero como hoy estamos jugando a tener espacio ilimitado en nuestra cocina, he decidido apostar por otra combinación. Estos colores me recuerdan un poco a la isla de Santorini, con sus casas blancas y azules y el mar griego de fondo. Atención al vaso que he elegido: ¿no parece uno de esos que vienen en las cestas de picnic que nuestras madres llevaban a la playa?

c0

y0

Y tengo que admitir que es una combinación de colores que en general me llama la atención.z0

La mesa de otoño, o que viva el dorado

Una de las cosas que últimamente veo más a menudo y que creo que es algo bastante nuevo son las cuberterías doradas o en color bronce. Me parecen super elegantes aunque bien combinadas no tienen porqué ser ostentosas. En otoño yo me apunto al dorado y he escogido un plato un poco más neutro para que siga siendo una cena informal en casa. La copa de piña me parece poco usable pero toda una sorpresa.

d0

Blanco Invierno

El invierno siempre se carcteriza porque llega la Navidad y los colores típicos de esa supercelebración llenan toda la estación. Así que como esta no es una cena festiva, sino una reunión de amigos que casualmente sucede en diciembre, he decidido simplificar. Unos platos elegantes pero blancos, servilletas que imitan el rollo del plato y también blancas y luego una cuberteria de un diseño un poco más moderno, para romper con la sensación de “esto parece una boda”. He puesto unas copas de cristal con detalles dorados, que aunque no pegan muy allá, tienen un “je ne sais quoi” que me llama la atención.

e0

Para otro post tengo pensado contarte qué te daría yo de cenar si vinieras a mi casa… que con tanto plato vacío seguro te ha dado hambre.

Share This:

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Eres como mi mamá, que adora los manteles y la vajilla! Ahora me obligo a comer en mesa porque ya nos acostumbramos a comer en el tupper, en el sofá y mirando la tele y era casi casi decadente xD

Responder a remorada Cancelar respuesta