Coser: El Pinceitor

Me gusta compartir de vez en cuando los proyectos que hago con la máquina de coser porque creo que es importante enseñar que no hace falta ser experto en el tema para poder sacarle partido. Creo que muchas veces una buena idea puede hacer que la falta de técnica se note menos.

¡La creatividad ayuda hasta para hacer cosas que no sabes hacer!

Durante los meses de primavera y verano, los días que hace buen tiempo en Edimburgo, me gusta mucho tender la ropa en el jardín. Pocas veces se seca del todo y casi siempre me toca volver a tenderla en casa; ya que la humedad en el ambiente no permite que la ropa quede completamente lista para doblar y meter en el armario. Aún así, me encanta tenderla fuera porque huele mucho mejor que si la cuelgo solo en casa: como si los cuatro rayos de sol que acarician las sábanas y los pijamas llenaran cada fibra de tejido de ese aroma a prao asturiano que no hay detergente que iguale.

Uno de los inconvenientes de tender fuera es que tienes que utilizar pinzas porque si no el viento hará que tus calcetines terminen en el árbol más cercano y quizá nunca vuelvas a ver esa camiseta que tanto te gustaba. Normalmente yo me llenaba los bolsillos con pinzas e iba sacando a medida que iba tendiendo. Otras veces iba agachándome después de cada prenda de ropa tendida para coger las pinzas de una bolsa de plástico que dejaba en el suelo. Muy poco eficiente la técnica de sacar las pinzas, ¡sobre todo para mis riñones!

Un día me puse a pensar qué bolsita o artilugio podría yo diseñar que me sirviera para guardar las pinzas pero también para ir cogiéndolas a medida que voy tendiendo.

Lo primero que se me ocurrió fue utilizar una percha para colgar una bolsa de la misma cuerda de tender e ir moviendola de un lado a otro para que fuera avanzando conmigo. Hice un prototipo y después de un testeo… lo descarté porque no me terminaba de convencer.

p3

Era un rollo tener que estar montándolo y desmontándolo cada vez que lo quería usar (enganchando la bolsa con las dos pinzas a la percha). Guardarlo montado no era una opción porque ocupaba mucho espacio al ser la percha rígida.

Tampoco me gustaba que sólo podía acceder a la abertura de la bolsa desde un lado de la cuerda.

Además, cuando colgabas la percha en la cuerda de tender, oscilaba continuamente con el viento, así que acertar con la mano en la abertura de la bolsa a la primera, mientras sujetas una sábana en la cuerda se complicaba bastante… hasta el punto que la mayoría de las veces la bolsa se desenganchaba de las pinzas y se caía al suelo.

Descartado pues el primer prototipo y con algunas lecciones aprendidas sobre qué funciona y qué no, decidí que tenía que hacer algo sin la percha, intentar que sólo con la bolsa de tela cumpliera las dos funciones: ser una bolsa y poder estar colgada y moverse por la cuerda de tender.

Sin embargo todas las posibilidades que se me iban ocurriendo eran demasiado complejas y es que ¡pensar simple es lo más dificil!

Entonces tuve una idea inspirada en las alforjas que mi abuelo le ponía a nuestra burra, Cuca, para subir la hierba recién cortada del prao. Decidí hacer otro prototipo.

p4

Una vez descubierta la mejor forma de hacerlo, me puse manos a la obra.Fue requetefácil de hacer, sobre todo porque yo no soy capaz de hacer cosas complejas con la máquina de coser (todavía!)

Y el otro día por fín lo pude utilizar por primera vez y ví que efectivamente, el diseño cumplía con todos mis requisitos: fácil de usar y de guardar, se puede colgar y arrastrar por la cuerda sin necesidad de ninguna adición tipo percha, anillas… me caben un montón de pinzas y lo puedo usar desde los dos lados de la cuerda de tender (imprescindible porque la mayoria de las veces Arol y yo tendemos juntos!)

p1

p2

El pinceitor es un éxito total y lo que más me ha gustado es que consiguió hacerme pensar durante un par de semanas. Pensar sobre cómo solucionar un problema con un conjunto dado de herramientras y estrategias es importante y mucho más en este mundo en el que nos dan todo hecho.

Share This:

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comentarios

  1. Me parece súper práctico y bonito tienes que patentar este pinceitor.
    El estampado tartán me ha robado el corazón… Pero lo que más me fascina son tus croquis y dibujitos… Recuerdas cuándo me dibujabas una montaña y a nosotras escalando en Sencillo. Aún guardo esos dibujos…y la verdad eran motivadores. Eres la creadora de Mr. Wonderful!!

    • Mirichan

      Pinceitor by Mirichan! :-) pues no suena mal, a lo mejor me animo… Jajaja

  2. fan de los dibujos! a ti no se te va la pinza! ;D

    • Mirichan

      Que lo digas tú, que eres la Picassa de este lado de la blogosfera… :-) amor!

Deja un comentario