Curiosidades del bolso de Mirichán

Soy pájara de bolso pequeño y no tengo ningún bolso negro porque no me gustan nada. Mis bolsos preferidos son marrones y siempre de los que se llevan cruzados, para poder tener las manos libres y dedicarme a palpar y toquetear lo que me encuentro por el mundo.

Este es el bolso que más me pongo, con diferencia. Es sencillo pero no sé por qué me parece requete-elegante hasta para llevar a la oficina y competir con los Michael Kors y Louis Vuitton. Además, no es del piel, aspecto que avergonzaría a gran parte de la chavalería y del que yo me siento especialmente feliz. Me costó 24 euros en una tienda del aeropuerto de Madrid que se llama Parfois.

i1

Por orden de aparición, esto es lo que llevo en mi bolso:

– Mi cartera, que es compacta pero donde cabe todo. Esta es la que está empezando a pelarse (de nuevo porque no es de piel probablemente) y está siendo un drama encontrar una que la reemplace. Curiosidad: nunca llevo dinero en efectivo.

– El libro del momento (a veces metamorfosizado en un kindle si estoy e-leyendo). Curiosidad: no uso marcapáginas y no doblo las páginas, así que memorizo el número de página cada vez.

– Un neceser pequeñajo con pañuelos, compresas, ibuprofeno, cacao de labios y gomas del pelo. Curiosidad: Este que sale en la foto me lo compró mi madre hace un montón de años, cuando abrieron Primark por primera vez en Oviedo.

– Las llaves de la oficina, que en este caso tienen forma de una tarjeta que cuando paso por el lector me abre todas las puertas. Bueno, todas menos una: en el baño no hace falta. Curiosidad: sólo tiene mi foto y no pone el nombre de mi empresa ni nada similar, porque si lo perdiera sería como perder las llaves de casa con la dirección en el llavero. ¿A que no se te había ocurrido? Seguridad ante todo, que el dinero (y los ladrones) nunca duermen.

– Las llaves de casa, con un llavero de esos que tienen una moneda para usar en los carritos de la compra del supermercado. Curiosidad: cuando nos compramos la casa, los antiguos dueños nos dieron diez juegos de llaves iguales.

– La tarjeta de transporte de Edimburgo. Cuesta £54 al mes y con ella puedo coger el autobús y el tranvía todas las veces que quiero. Curiosidad: esta es la cuarta tarjeta que tengo, en tres años la he perdido tres veces. Menos mal que te la reponen y no pierdes los días que quedaban del mes que ya habías pagado.

– Una bandera de Asturias. La compré para poner en nuestro coche justo antes de que se rompiera y tuviéramos que llevarlo al desguace, así que me quedé con ella en el bolso, como si fuera parte de un DNI de Mirichán. Curiosidad: todos mis compañeros de trabajo la han visto y la reconocen, incluso saben a qué corresponde la cruz (a pesar de ser escoceses).

– Mi teléfono móvil, que es un One Plus One (el mejor teléfono que existe sobre todo en relación calidad y precio). Curiosidad: lo compré gracias a que un compañero indio me lo recomendó y sólo se puede adquirir si alguien que ya tenga uno te invita. Gracias, Danielín.

– La blackberry que uso para trabajar y que llevo siempre encima, no  vaya a ser que se incendie aquello y yo aparezca el lunes para nada. Curiosidad: es el dispositivo del demonio y tengo los dedos gordos para esas miniteclas.

– Un paraguas. Vivo en Edimburgo, así que no salgo de casa sin él. Muchas veces lo llevo y no lo utilizo, pero está estadísticamente demostrado que siempre que no lo llevo, llueve. Curiosidad: me lo regaló Arol por mi 33 cumpleaños y a pesar del viento huracanado, aún no se me ha roto.

Dime una cosa que tú lleves contigo todos los días y que eches de menos en mi bolso. A lo mejor se me está olvidando algo imprescindible como… ¡las ganas de presumir!

Share This:

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

14 Comentarios

  1. Natalia

    Pues yo suelo llevar una bolsa de esas pleglabes, que ocupan muy poco sitio, y que si paro en algun sitio a hacer compra…la abro y ya tengo bolsa!!!. Que? a que te falta eh? a que ahora ya no puedes vivir sin ella?

    • Mirichan

      ¡Cuánta razón tienes Natalia! Especialmente porque aquí las cobran, a 5p cada una. Debería llevar una conmigo, aunque la verdad es que salimos a hacer la compra los viernes por la tarde y ya llevamos tooodas las bolsas y demás aparejos de ir al supermercado. Pero sí que es cierto que alguna vez he ido a comprar huevos o cualquier cosilla que se había terminado a mitad de la semana y he ido con ello en la mano por la calle (por no pagar la bolsa!)

  2. Glòria

    Yo llevo 2 neceseres: uno para las cositas de higiene/belleza que me pueden hacer falta, y otro con… 3 USB! por si acaso encuentro el archivo gigante de mi vida!

    • Mirichan

      Tres USB!! Así me gusta, cuando nos vengas a ver te voy a poder regalar un montón de pelis, libros y música!

  3. Me encantan este tipo de post! A ver que día me inspiro …

    Yo, a parte de toooodo lo que llevas, también llevo unos auriculares para conectarlos al móvil y escuchar música cuando voy sola y me apetece.

    PD: No tenía ni idea de lo del coche!!

    • Mirichan

      Venga, ahora te nomino a que hagas uno en tu blog! Te toca que yo también quiero saber!
      Lo del coche… la verdad es que merece un post aparte. Mira, igualme pongo manos a la obra para la semana que viene!

  4. Yo veo todo lo tuyo y le añado: una libreta pequeña (A5) y un boli (siempre hay algo que apuntar), un metro láser (hace años que no salgo sin el metro), y un pendrive (llevo la oficina a cuestas todo el día).
    Y te cambio el paraguas por un abanico (no te olvides de que vivo en un clima prácticamente tropical).
    Besos!!!

    • Mirichan

      Como me gustan los metros láser! Ver el puntito al otro lado de la pared y que te digan “si, trece metros y medio”. Son la leche, todo un juguete!

      Ojala yo pudiera llevar un abanico algunos días…

  5. un boli de cuatro colores, que nunca se sabe cuándo necesitas anotar o dibujar ^^

  6. Yo ademas llevo: La funda con las gafas de ver, si es verano con las de sol. Un boli y a veces una libreta, unos chicles o smint, pañuelos de papel, pinza para el pelo…y creo que nada más ;)

    • Mirichan

      La verdad es que yo a veces echo de menos tener un chicle (sobre todo si tomo un café o algo por ahí y me deja un sabor raro en la boca) pero lo tengo comprobado: yo como chicle y automáticamente, empiezo a rechinar los dientes por la noche. Así que mejor no!

      Las gafas de sol… ay, ojala yo las necesitara en Edimburgo!

  7. Yo siempre llevo un cable usb para cargar el móvil/mp3, una libreta, un portaminas y una linterna pequeñita. Y a veces una bolsa plegable para alguna visita inesperada al supermercado.

  8. Ah y las gafas de sol, por supuesto!

Deja un comentario