Nunca he sido una persona especialmente orientada al pensamiento numérico, pero la vida te lleva por caminos inexcrutables y ¡ay, amiga! Desde hace más o menos cinco años trabajo con números y más números y como dice el refrán, el hábito hace al monje. Así que me he convertido en la monja de las matemáticas.

He llegado a ese momento del análisis de datos en que Excel se queda pequeño porque tienes demasiados registros en tus tablas y no me queda más remedio que aprender SQL. Lo estoy haciendo de forma autodidacta, poco a poco y en mis ratitos libres. De momento he aprendido a crear una tabla y a seleccionar información de ella.

Lo que más me ha gustado es, paradójicamente, el LIKE. Me he reído tanto al aprenderlo como si aquello fuera Facebook y yo en realidad estuviera trabajando con fotos de gatitos dentro de cajas de cartón.

Si tú también quieres aprender SQL, te recomiendo esta web.

Share This: