Lo que como en un día en el Proyecto Mirmeco

Una de las primeras cosas que he hecho al empezar el Proyecto Mirmeco fue publicar a los cuatro vientos que estoy trabajando duro en bajar de peso.

(Nótese mi consciente empleo del término “trabajar duro” en contraposición a “intentar”. Porque esto no es un intento de ninguna cosa, ya que los intentos, por definición, pueden lograrse o no. Aquí no hay margen de no conseguir mi objetivo.)

Se lo conté a todos mis compañeros de trabajo, que como son británicos, no dijeron prácticamente nada. Alguno me dijo “well done” y otros sólo me miraron y sonrieron. Sobre lo que pensarán o dejarán de pensar no tengo ni idea y confieso que tampoco quiero saberlo especialmente.

También se lo conté a mi camarero de confianza, ese que me atiende siempre en mi Costa preferido y al que de vez en cuando le pedía algo dulce para acompañar mi café de rigor. Ya sabe que tiene terminantemente prohibido venderme nada de la vitrina con la única excepción de que seamos supervivientes de una epidemia zombie.

Lo escribí en el blog y por supuesto involucré a toda mi familia y a mis amigos. Todos saben (sabéis) que estoy trabajando en el proyecto Mirmeco. Algo ha cambiado en mi vida, para siempre.

Tradúcemelo a español

Tanto projecto Mirmeco, concept phase etc. algunos se pierden y no saben de que estoy hablando. Sé que más de uno ha buscado en google más información sobre la “dieta mirmeco”. Otros me han preguntado con curiosidad de qué me alimento ahora, aunque sospecho que no tenían claro ni siquiera qué comía yo antes.

Así que el  martes pasado decidí hacerle fotos a todo lo que comí.

Empezando por el desayuno: eso que ves en la foto son 40 gramos de avena (no te puedes imaginar lo poco que parecen 40 gramos) con una cucharada sopera de pasas y otra de coco rallado. Leche de soja para mojar bien la mezcla y a desayunar se ha dicho.

cm1

La comida tiene que ser de táper porque como en mi trabajo y mi percepción es que comer comida comprada fuera de casa no es muy compatible con bajar de peso. Así que me llevé una super ensalada verde con lechuga, tomate, zanahoria, pepino, 120 gramos de garbanzos cocidos y una cucharada de queso cottage. Para el aliño intento poner la menor cantidad posible de aceite de oliva, lo que quiere decir que echo mano de millones de especias para darle sabor.

De postre un yogur natural de soja y una manzana.

cm2

Para merendar tomé dos huevos duros y un café. No es una merienda muy normal, pero quién sabe lo que es normal cuando hay quien merienda todos los días un donuts.

Y cuando llegó la hora de la cena mi estómago era la reencarnación de Luciano Pavarotti, así que me hice un súper plato con coles de bruselas, 150 gramos de quorn y batata al horno. De postre un café con leche.

cm3

Esto es lo que comí el martes pasado pero el resto de días no difieren mucho. Intento enfocarme en comer muchas muchas verduras y en incluir siempre una ración de proteína vegetal en mis platos. Las cantidades, como tú mismo puedes ver en las fotos son bastante copiosas, pero yo sé que si me quedo con hambre voy a sentir ganas de picotear y ahora mismo no quiero poner a prueba mi resistencia.

Share This:

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. qué rico!

    fan del aviso al chico del Costa xD

Deja un comentario