El 4 de Julio de este año, Arol y yo nos compramos un coche. Yo nunca había tenido un coche mío; tanto en España como en UK siempre me había apañado más o menos con coches de alquiler en los momentos puntuales en los que había necesitado uno.

Sin embargo, desde que vivimos en Edimburgo, teníamos más ganas de tener un coche para nuestro día a día y después de dos años y algo de “aguantar”, terminamos por buscar uno de segunda mano que fuera asequible y cómodo para nosotros.

La arquitectura de Edimburgo no tiene nada que ver con Madriz, donde hay una tienda a la vuelta de la esquina de tu casa, además de un bazar, dos o tres bares y la farmacia más lejana queda a escasos diez minutos caminando. Aquí la ciudad está organizada en zonas residenciales y los supermercados etc. están todos concentrados en un área. Nosotros íbamos en autobús con nuestro carrito de la compra, y la verdad es que si es verano y la temperatura es “agradable” (15-18º de media hay en verano en Escocia) pues disfrutas del paseo y te lo tomas en plan “slow shopping”, ahora que está tan de moda lo slow. Pero como sea invierno (seis meses al año), irás con lluvias torrenciales o vientos huracanados y una media de cero grados durante todo el día. Frío que te c*gas.

Por otro lado, nosotros que tenemos tanto espíritu viajero queríamos aprovechar más los fines de semana para pequeñas excursiones. Incluso alquilamos un coche en un par de ocasiones y fuimos a ver a los Kelpies o hasta Stirling. Pero a veces, nos levantábamos por la mañana y veíamos que hacía buen día y queríamos ir de excursión… y alquilar un coche para el mismo día cuesta más o menos lo mismo que un viaje en globo; es prohibitivo. Obviamente a veces lo planeábamos con más antelación, pero entonces te arriesgas a que llueva a mares y tengas que ver las bonitas playas de North Berwick desde dentro del coche.

Obviamente, tener un coche es un gasto más y hay que ser honesto con uno mismo y pensar si se está preparado para asumirlo. No es sólo lo que cuesta el coche o el seguro (que para una persona con carnet de conducir de Europa pero no de UK es más caro, ya que nosotros hemos aprendido a conducir por la derecha!)… sino la ITV anual y subsecuentes reparaciones, que en Reino Unido se conoce como MOT test.

El MOT test (Ministry of Transport test) se puede hacer en cualquier taller a pie de calle que esté certificado para hacerlo. Simplemente te acercas al taller un par de días antes, pides cita para tu coche y lo llevas el día y hora elegidos. En el taller van a pasarle el MOT test, que dura más o menos una hora, y después te llaman y te dicen… no has pasado el MOT test porque tu tubo de escape emite más gases de los permitidos. Cambiarlo cuesta 140 libras y podemos ponerlo hoy mismo y a continuación volver a pasar el test.

Es tu decisión decir “adelante, hagan la reparación y vuelvan a pasar el test” o decir “no, muchas gracias, voy a llevar mi coche a otro taller donde esa misma reparación será más barata”.

En mi caso, yo pedí que hicieran la reparación en el mismo taller donde estaba pasando el MOT test porque me pareció que tiene muchas ventajas: si el coche no pasa el test a la segunda, lo tienes en el taller donde han hecho la reparación y se harían cargo; no tengo ningún taller de especial confianza así que me da igual dónde lo reparen y no me apetece ponerme a dar vueltas en Edimburgo preguntando presupuestos para cambiar el tubo de escape (mi experiencia me dice que son todos por un estilo, ya que el tubo de escape cuesta lo mismo en todas partes y una hora de trabajo del mecánico puede variar cinco libras arriba o abajo.

Por suerte, nuestro coche pasó a la segunda y ahora ya estamos libres de MOT tests durante todo un año.

Si quieres saber más cosas sobre el MOT test, haz click aquí.

Share This: