Primera visita a mi nueva nutricionista

pq1

El viernes pasado tuve mi primera cita con la nutricionista que he escogido para acompañarme durante el proyecto mirmeco. Uno de mis “requirements” era buscar una nutricionista presencial con la que comenzar una reeducación alimentaria. En un principio la voy  a ver una vez a la semana, pero luego espaciaremos las visitas según lo creamos conveniente.

El proceso de elegir nutricionista no es fácil ya que tienes que encontrar a alguien que te respete y en quien tú confíes. La confianza obviamente se va desarrollando poco a poco, sesión tras sesión, pero el respeto se percibe desde el minuto uno. En mi caso, yo no como carne ni pescado y esta elección personal es algo que debe ser absolutamente respetado y sobre lo que nunca voy a negociar.

Para la primera visita yo estaba un poco nerviosa. No es agradable subirte a la báscula con una persona delante y que los números negros y parpadeantes te golpeen no sólo a tí, si no también a otro. Yo lo pienso como un mal trago inicial que hay que pasar y que si lo usas bien puede funcionar en tu favor, como motivación increíble.

Como sano pero como mucho.

Durante una hora, hablamos de un montón de cosas: la velocidad con la que como, el agua que bebo, las veces que picoteo durante el día, el tamaño de mis platos… y se confirma nuevamente que como muy sano, que las elecciones de mis alimentos son las adecuadas. Tengo que aprender sobre en el tamaño de mis porciones y la sensación de saciedad.

Vamos a hacer cambios pequeños para ver cómo se manifiestan en mi peso. En esta sesión hemos acordado tres cambios:

  • Beber un vaso de agua antes de todas las comidas sin excepción.
  • Dejar la cuchara (o el tenedor) entre bocado y bocado en el plato.
  • Tomar sólo dos snacks durante el día: a media mañana (una manzana) y a media tarde (verduras con hummus).

Además, tengo que apuntar todo lo que como y enviárselo a ella una vez a la semana y me ha dicho que también quiere ver fotografías de mi comida (no de todos los platos, sólo algunos de forma ocasional).

Es emocionante ver como todas las piezas del puzle empiezan a juntarse y me siento como un árbol que empieza a tener brotes verdes que dentro de nada serán frutos :-)

Share This:

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. ya nos contarás! ^^

Deja un comentario