Recordar: Cuando conocí a Papá Noel en persona

Cuando fuimos a Finlandia, hicimos un viaje en tren de Norte a Sur. Me enamoré del país y de sus habitantes, tan amables y educados. Son gente cariñosa y creo que congenian muy bien con la forma de ser que tenemos los españoles.

Una de las actividades que hicimos fue ir a conocer a Papá Noel. Vive en Rovaniemi, por encima de Círculo Polar Ártico. Hay una especie de parque temático donde puedes ver a los renos, escribir tu carta para pedir regalos y por supuesto, verle a él en sus oficinas.

Cuando Arol y yo entramos, nos lo encontramos en sentado en un sillón. Es exactamente igual a como te lo imaginas: un señor grandote, con su barba blanca, las mejillas sonrosadas y unos pies enormes. Nada más vernos, nos dijo que nos estaba esperando y nos invitó a sentarnos a su lado. Le contamos que veníamos de lejos y que estábamos contentos de conocerle. Nos hicimos fotos con él y nos prometió que vendría a vernos en Navidad, con regalos.

Fue una experiencia chachi.

Pero lo más increíble es que cuando salimos de la habitación donde estaba Papá Noel, yo no pude reprimirme y me puse a llorar. No era solo una lágrima de emoción: me agarró una llorera importante, con suspiros y mocos. Me tuve que sentar para tranquilizarme, antes de ir a ver a los elfos que te venden las fotos que te acabas de hacer.

Todavía hoy no entiendo muy bien por qué lloraba. Creo que en parte, era esa niña que hay dentro de mí (y de todos) que por fin había podido cumplir un sueño: ir a la casa de Papá Noel a visitarle. Por otro lado, creo que me emocionó mucho el amor con el que me trató. Aquel “te estaba esperando”. Como si todas las noches que fue a mi casa a dejar regalos me hubiera mirado mientras yo dormía y como si él supiera de verdad que yo intento, intento con todas mis fuerzas portarme bien, aunque no siempre me sale porque me equivoco.

w1

Share This:

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Las fotos son preciosas y es que estar con Papá Noel en persona es algo mágico que hay que disfrutar e inmortalizar con instantáneas tan bonitas como las que hicisteis vosotros.

Deja un comentario