Obsesión con la avena

Arol siempre se ríe de mí porque cuando me obsesiono con un desayuno, puedo estar durante meses tomando lo mismo cada mañana. El año pasado pasé por la época de los weetabix y todas las mañanas los desayunaba. Si se me terminaban y no me había dado tiempo  a comprar más, prefería no desayunar nada.

Luego pasé por la obsesión de tostadas con aguacate y tomates.

Y ahora estoy en el mundo de la avena: fría o caliente, yo sólo quiero desayunar avena. En nuestra compra semanal hemos optado por comprar un “saco” de 1.5 kilos de copos de avena, porque noto que esta obsesión va para largo.

Lo bueno es que la avena te permite hacer un monton de desayunos diferentes. Puedes hacerla caliente, en su versión porridge. Prepararla y dejarla toda la noche, para que los copos absorban el líquido. Y admite todo tipo de cosas para que los sabores sean diferentes, así que hoy te traigo unos cuantos desayunos con avena para inspirarte y darte fuerzas en este lunes gris. Son preparaciones rápidas para personas ocupadas en cosas importantes como tú y yo.

#1 (lunes) Avena con uvas pasas, albaricoques secos y una vaina de vainilla + leche de soja

No utilizo endulzantes en mi día a día y estoy convencida de que muchas veces ponemos azúcar para añadir sabor, de la misma forma que en un plato salado pondriamos sal. A mí me gusta disfrutar del sabor que los alimentos tienen originalmente y si quiero intensificarlos, busco especias. En este caso, la vaina de vainilla aporta un sabor delicioso. (Nota: primero vacié la vaina de vainilla en la avena y dejé dentro del bol la piel para que aromatizara a tope).

pp5

#2 (martes) Avena con plátano y coco rallado + leche de soja

Los martes son los nuevos lunes, así que necesitamos un poco de rock and roll que nos alegre la mañana. “Plátano y coco saben a poco”. Tan fácil como poner la avena en un bol, añadir una cucharada de coco rallado y un plátano cortado en trocitos. Leche de soja y a reposar toda la noche, mientras yo duermo y sueño con cosas fantásticas. Por la mañana el coco se ha hidratado, inundando la leche con su sabor y el plátano está blandito.

pp4

#3 (miércoles) Avena con manzana y canela + leche de almendras

Este desayuno sabe a tarta de manzana pero es quinientras veces más rápido de preparar. Sólo hay que poner la avena, cortar una manzana en trocitos y ponerle un montón de canela por encima. Añades leche (yo de almendras pero tú puedes usar la que quieras) y al microondas tres minutos. La manzana se cocina y se transforma en una mezcla de compota y manzana asada. La canela tiñe todo y la avena se transforma en una especie de arroz con leche. Re Que Te Ri Co.

pp2

#4 (jueves) Avena con chocolate y arándanos + leche de soja. ¡Necesitamos refuerzos, que alguien prepare café!

Es una mezcla un poco rara, pero la combinación de arándanos con chocolate negro me gusta mucho. Y sí, este desayuno ya era casi en el final de la semana, así que el café vino al auxilio para poder llegar a todo. ¿Sabías que yo tomo café descafeinado pero que siento que me espabila igual?

pp1

#5 (viernes) Avena con mantequilla de cacahuete y chocolate + leche de soja

Este bol, más que un desayuno, sabe a postre semanal. A pesar de no tener azúcar ni endulzante (la mantequilla es sin azúcar) las pepitas de chocolate negro mezcladas con el cacahuete dejan un sabor muy similar a la nocilla. No se me ocurre mejor forma de empezar el viernes (ni de terminarlo!)

pp6

#6 (sábado) Es fin de semana y tengo todo el tiempo del mundo: avena con mango, arándanos, yogur y semillas de chía + leche de soja.

Los sábados me convierto en una instagrammer como otra cualquiera y me dedico a crear desayunos bonitos. El mango destaca por encima de todos los sabores y me preparo un bol extra grande para disfrutar mientras planeo el fin de semana.

pp3

#7 (domingo) Déjate de tanta avena y vámonos de brunch…

Share This:

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

3 Comentarios

  1. glòria

    Hey Miri, yo también soy otra desde que desayuno avena! Entre semana voy rápido y mi versión es avena+leche desnatada+ melón o piña, pero algunos días me lo curro más y hago avena+corteza limón+leche desnatada+canela, en caliente, y es muy muy parecido al arroz con leche! me encanta!

  2. Tengo que perfeccionar esto de la avena porqué me encanta peeeero no se prepararla (un aplauso para mi). Supongo que la lío con las medidas porqué a veces me queda demasiado líquida (igual el problema es que uso leche desnatada?) y un poco insipida.

  3. la avena es un básico en los desayunos limeños, pero a mí nunca me ha hecho mucha gracia… supongo que aún no le he encontrado el acompañante perfecto, porque no tiene por qué estar mal!

Deja un comentario