Me gustan los retos (mensuales) porque me obligan a salir de la zona de confort, de esa especie de comodidad que te hace vivir en piloto automático sin cuestionar los cómos y los porqués. Durante el mes de julio lleve a cabo el experimento de estar 30 días sin comprar nada y cuando terminó el mes estaba contenta porque había aprendido cosas y tenía claro que quería proponerme otro reto diferente para el mes de agosto.

o2

El reto de Agosto

Hace unos meses, Arol y yo compramos una máquina de hacer pan de segunda mano por solo 10 libras. Fue una auténtica ganga y la verdad es que hemos disfrutado mucho experimentando con diferentes tipos de harinas, semillas, y proporciones de agua y levadura. Los dos somos personas muy “paneras”, y últimamente hemos comido un montón de pan en todas sus formas y variedades: desde el mítico bocadillo hasta las tostadas para desayunar pasando por un par de rebanadas con una sopa caliente o un trozo de pan para disfrutar con la salsa que queda en el plato. Para que te hagas una idea del ritmo en nuestra casa, una hogaza de unos 400 gramos desaparecía entre 2 personas en 48 horas. Y no, no tenemos ratones.

Dejar el pan durante un mes va a conseguir que explore otro tipo de desayunos y meriendas, que sea más creativa cuando busco un acompañamiento o un snack y no puedo tirar de la mítica tosta con humus, y sobre todo me va a mostrar hasta qué punto mi alimentación gira en torno a él.

Generalmente, intento mantener mi dieta libre de alimentos procesados y comer las diferentes cosas tal y como te las puedes encontrar en la naturaleza: espinacas, tomate, patatas, frutos secos crudos… ¿Hasta qué punto el pan es un alimento procesado? Obviamente no estamos al nivel de las bolsas de patatas o de las barritas de cereales pero sin duda alguna la mayoría de las harinas que consumimos son refinadas y de baja calidad nutricional. Y eso suponiendo que hablemos del pan tradicional, porque si estás consumiendo pan de molde o demás sucedáneos para hamburguesas y perritos, muchas veces son más bollería que otra cosa.

o1

Las reglas de este reto

– no comer pan durante 30 días
– entiendo pan como cualquier baguette, pan de molde, bollo de pan, fajitas, barra de pan, chapata, pan naan, pitas o chapati, focaccia o bases de pizza y pan de centeno alemán (pumpernickel).
– obviamente, las magdalenas, bizcochos, tartas, etc no son estrictamente hablando pan pero este tipo de alimentos ya no formaban parte de mi dieta anteriormente, con lo que no los contemplo como sustitutos de pan durante este mes.

Share This: