Uno de mis momentos favoritos de la celebración de una boda es cuando los novios abren el baile. Algunas parejas se lo toman en serio y van a clases para preparar bien su debut de casados mientras que otros hacen un “living la vida loca” y bailan lo que les sale de dentro.

Yo creo que los invitados están tan emocionados (y concentrados en sacar fotos con el móvil!) que es dificil no acertar y sin embargo, uno de los detalles en los que los novios suelen emplear más tiempo es en decidir qué vals escoger. ¿Clásico? ¿Más moderno? ¿Tiramos por Amelie?

El vals, ese ritmo de un paso hacia delante y dos para atrás, es también todo un requisito para las fiestas de quince años en Argentina. ¡Menos mal que hay un montón de temas para escoger!

v12

Los vals más clásicos

Algo tienen Strauss y compañía que cuando los escuchamos se despiertan las mariposas en el estómago. Todos sabemos de memoria las melodías y confieso que yo a veces hasta las tarareo mientras paso la aspiradora en mi casa. Es como si te transportaras a Viena, en uno de esos salones de baile gigantes llenos de reyes y reinas. ¿Y qué es una boda sino el momento de sentirse de la realeza por un día?

Mi favorito en esta categoría es sin duda el Danubio Azul del gran Strauss, al que tengo especial cariño porque usa mucho instrumentos de viento madera (como mi apreciada flauta travesera). Además, dura diez minutos, lo que da tiempo suficiente para que todos los invitados disfruten mientras observan atentamente y después de los primeros cuatro o cinco minutos, se unan al baile.

El Lago de los Cisnes, de Tchaikovsky es otro básico que seguro que has oído en más de una boda o fiesta de quince. Un poco más movidito que el anterior y algo más corto, tiene algún cambio de ritmo que a mí me parece todo un anticipo del rock and roll que los novios tendrán por delante en la luna de miel y demás

acontecimientos.

Juventino Rosas es un compositor mexicano que muchos no conocen por nombre, pero sin duda su Vals de las Olas es de los más conocidos del mundo entero. Es un tema muy especial que me recuerda un poco al Vals de la Bella Durmiente con su letra “eres tú mi principe azul”. Una melodía especial para princesas, como Aurora cuando se despertó de la maldición y volvió a ser la más bella.

v11

Y los no tan clásicos

El vals de Amelie Poulain es sin duda el rey de esta categoría. Tan famoso como bonito, muchos novios que quieren un rollo más moderno lo escogen. Yo lo ví cuando se casaron mis amigos Ángel y Teresa y fue de las cosas más emocionantes que recuerdo de aquel día. Bajaron las luces, pusieron lucecitas de colores que se movían y de repente, la magia estaba dentro de todos nosotros. Un temazo que además no es difícil de bailar y es bastante cortito.

Sin embargo, no es la única opción un poco más contemporánea, ¡hay mundo más allá de Yann Tiersen! The Clash sin ir más lejos tiene el “Rebel Waltz” que tiene el mismo toque mágico pero mucho más especial, empezando por el nombre.

Otro de mis valses preferidos en esta categoría es el de la película de El Padrino. Anda que no es increíble decir que en tu boda bailaste al estilo de los Corleone…

Chayanne tiene también un vals con letra “Tiempo de Vals” que es un poco empalagoso para mi gusto, pero es posible que cuando los sentimientos están a flor de piel, quede bien.

Eliott Smith tiene Waltz 2, que me parece uno de los temas modernos más bonitos y más normales, cercano, romántico y lo mejor de todo, tremendamente poco conocido lo que lo hace todavía más especial.

También bastante interesante es el “All in all” de Dexys Midnight Runners: ese ritmo clásico de un-dos-tres con un toque británico tan parecido a Queen, que por su parte nos sorprenden con The Millionaire Waltz, uno de mis favoritos en esta lista.

Y para cerrar la recopilación, termino con otro vals muy moderno y un poco de aquella manera es Waltz in Black, de The Stranglers, con ese sonido tan característico y un poco oscuro algunas veces. Casi lo definiría con un vals un poco gótico, pero como se suele decir, hay gustos para todo así que seguro que a algunas parejas les encaja bien.

Mójate Mirichán

Había pensado en guardarme el secreto pero creo que cuando yo me vuelva a casar no podré resistirme a El Vals de Juana de Arco de Orchestral Manoeuvres in the Dark. Es una canción que me flipa desde siempre y que además tiene tantos años como yo, todo un guiño.

La segunda foto de este post, que me parece requetebonita, la hizo Arol en el Festival de Edimburgo.

Share This: