Vivir: El afternoon tea

El afternoon tea es un ritual propio del Reino Unido que consiste en ir a algún salón de té, cafeteria e incluso hotel alrededor de las 3pm y más elegante que habitualmente. Comienza con una tetera llena de té negro que se acompaña de una fuente de tres pisos con varias delicadezas de las que disfrutar mientras se charla animadamente.

La parte de abajo del todo es la primera que se come y en ella suele haber unos “finger sandwiches”, que son unos bocadillos salados muy pequeños, generalmente en algún pan suave.

En el segundo piso suele haber scones artesanales, con su mermelada y su clotted cream, por supuesto caseras las dos. Hay un gran debate sobre si se pone primero sobre el scone la mermelada o la crema, y a cada uno que he preguntado me ha dado su respuesta… argumentada por razones completamente aleatorias. Así que yo les pongo solo mermelada y así no causo conflictos en la mesa.

El último piso normalmente es una especie de “postre” del afternoon tea y consiste en unas pequeñas piezas de pastelería: unos macarons, unos pasteles pequeñitos o tal vez unas cupcakes con su frosting.

Es una actividad para todas las edades y que definitvamente tiene carácter de ser algo especial o celebratorio. Las madrinas llevan a sus ahijadas, las amigas celebran cosas reuniéndose para un afternoon tea y las abuelas festejan así sus cumpleaños.

Durante los casi tres años que yo llevo en Edimburgo he ido a tres afternoon teas. El primero fue un regalo de cumpleaños de unos amigos muy generosos y lo tomé en Eteaket, un lugar recomendable de Edimburgo.

a1 a2

El segundo afternoon tea fue en casa de una de mis vecinas más queridas para felicitarnos la Navidad y fue una excelente anfitriona: las servilletas combinaban con la porcelana y todo lo que comimos estaba muy rico. Lo mejor fue sin duda unos sandwiches que hizo ella (a sus 82 años!) de ensalada de huevo (que parece fácil de hacer, pero yo soy muy tiquismiquis con la ensalada de huevo!).

El tercer afternoon tea fue nuevamente un regalo de otros amigos, que en esta ocasión nos dieron la oportunidad de ir a un castillo a merendar un afternoon tea.

a10

Es una de mis tradiciones preferidas y me la voy a llevar conmigo allá donde vaya. Y quién sabe, ¡quizá algún día me tome un afternoon tea contigo para celebrar cualquier cosa!

Share This:

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comentarios

  1. Molaría mil, compartir un afternoon tea!!

  2. Parece una idea estupenda, eso si, ese horario no lo acabo de ver.

  3. El afternoon tea es genial! Me encanta! Sólo he podido hacer uno, en un hotel de Londres, pero espero poder hacer más.

  4. me encantaaaaaaaaaaaaaaa, necesito un afternoon tea cualquiera de estas afternoons! x)

Deja un comentario