Algunos regalos de Navidad que voy a hacer este año

celebrate-2953720_1280

Sería lógico pensar que después de treinta y pico Navidades, mi nivel de ilusión y entusiasmo por estas fechas fuera decayendo. Afortunadamente, en mi vida la lógica tiene una influencia limitada y sigo esperando el mes de diciembre con la misma locura disfrazada de alegría año tras año.

Este año he decidido hacer un post con algunos de los regalos que voy comprando, en modo avanzadilla. Normalmente en Noviembre compro detalles para amigos, compañeros de trabajo y familia más extensa; y en Diciembre me dedico a buscar los regalos de Arol que siempre suelen ser más en número y volumen. También disfruto un montón pensando cómo empaquetarlos y si ponerles lazos (o moños como dicen en Argentina). Soy una enchufada a la Navidad #quelevamosahacer .

Cuando me toca abrir mis regalos, siempre intento adivinar qué son. Incluso días antes atormento a todo el mundo haciéndoles preguntas y pidiéndoles pistas. ¿Se come? ¿Se bebe? ¿Es de poner? ¿Es pequeño?

christmas-2980686_1280

Los regalos clásicos.

Todos los años, sin excepción, regalo y me regalan calcetines, pijamas y libros. De hecho cuando algunas veces en las tiendas veo un camisón que me gusta nunca me lo compro porque sé que mi familia y mis amigos me van a llenar el stock en Navidad.

Los regalos que se comen.

Chocolate, ya sea bean to bar o los clásicos bombones. El chocolate de buena calidad es siempre bien recibido. Como ahora vivo en Escocia, el whisky es una de mis mejores opciones. Y no me olvido del oro liquido que tenemos en España: todos los años espero mi botella de aceite de oliva extra virgen como el niño Jesús esperaba a los Reyes Magos.

christmas-cookies-2975570_1280

Los regalos que se ponen.

Un jersey bien abrigado y de alguna color que favorezca a la persona que lo va a llevar es siempre un regalo bien recibido. Un año me regalaron un albornoz y fue el mejor regalo de aquellas Navidades, todavía lo uso a fecha de hoy. Y cuando la cosa va de inviernos… cómo olvidarme de un abrigo, a ser posible resistente al agua, que por estas latitudes llueve mucho.

Los regalos que te cuidan.

La lista en esta categoría es interminable. Yo creo que deberíamos regalar más a menudo cosas para cuidar al otro. Mi amiga Meli es una experta en el tema y todos los años se ocupa de que tenga alguna crema hidratante, un bálsamo labial o un set de varias mascarillas para esos momentos de relajación.

Los regalos que decoran.

Yo soy fan de la decoración de casa y de intentar que el lugar donde vivo sea un sitio acogedor y agradable. No obstante, también me gustan los regalos prácticos que a la vez sean bonitos. Una vela, una bandeja bonita para poner las llaves al llegar, un jarrón, unas tazas para el chocolate navideño y si me apuras, hasta puedes regalar unas mantitas de sofá o unos cojines de esos que son caros y sabes que la otra persona nunca se compraría pero que amaría una y mil veces dormir una siesta en ellos.

gift-2655558_1280

Los regalos de papelería

Cuadernos, bolígrafos bonitos, pegatinas, agendas y calendarios para el nuevo año. Creo que esta es la categoría más permisiva en cuanto a presupuesto y personalmente me encanta porque son siempre cosas practicas que vas a utilizar. Si tienes un artista en la familia… acuarelas, pintura de tiza o lo que se te ocurra podrá tenerlo entretenido y feliz.

Los regalos tecnológicos.

Creo que de todas, esta es la categoria que menos regalo. El mundo tecnológico me hace perderme bastante entre megas, pixeles, watios y qué se yo. Pero si tú sabes los que quiere la otra persona, las pulseras de actividad deportiva, los relojes inteligentes, las cámaras de acción y los dispositivos tipo Alexa son siempre protagonistas entre los mas cotizados del año.

Los regalos que son experiencias.

Hay algunas cosas que no se tocan y no se ven… y sin embargo se recuerdan para toda la vida. Una suscripción mensual para recibir un ramo de flores. Unas entradas para un concierto. Una comida en un restaurante Michelin. A veces los regalos más pequeños de paquete esconden secretos que merecen la pena.

gifts-2998593_1280

Share This:

← Entrada anterior

1 Comentario

  1. las experiencias (y la comida, para qué te digo que no si sí) son un regalazo, te “obligan” a disfrutar de cosas que te gustan mucho o que tal vez ni te hubieras planteado.

    La semana pasada visitamos una cava con una cajita que nos regalaron y caducaba (ups) y fue un día REDONDO.

Deja un comentario